«

Bomberos a Francia

Los demoledores de catástrofes

Un grupo de 14 Bomberos de Canarias se especializan en Francia

en el rescate en estructuras colapsadas y derrumbes. ………

Solo existen tres unidades en España con la misma formación

Un grupo de 14 bomberos han logrado tras un curso intensivo en Francia hacerse con la especialización en rescate en estructuras colapsadas y derrumbes. Por iniciativa propia, 12 efectivos de Gran Canaria y otros dos de Tenerife, se desplazaron a la localidad francesa de La Sourerraine para recibir un curso que los habilita para formar parte de Insarag, lo que les permite acudir a cualquier parte del mundo a ayudar en este tipo de catástrofe y a establecer los puestos de mando y los primeros recates según las estrictas normativas que fija este organismo, que actúa bajo el paraguas de la ONU.

Un grupo de bomberos de Canarias se ha convertido en uno de los únicos tres existentes en toda España en el rescate de personas bajo estructuras colapsadas y derrumbes, una difícil y delicada disciplina cuyos códigos de actuación nacen a partir del terremoto de Armenia en el año 1988, que se saldó con más de 50.000 fallecidos.
Tras aquel desastre se crea en 1991 el organismo Insarag dentro del marco de las Naciones Unidas con el fin de fortalecer de las operaciones de rescate, así como organizar la coordinación de la asistencia internacional en las operaciones de salvamento en zonas urbanas.

Aquellos primeros parámetros de actuación se han ido perfeccionando con los años a partir de los sucesivos desastres que han ido ocurriendo en el mundo, de tal forma que estas unidades son las que a día de hoy actúan en primera línea en las peores catástrofes con unos equipos estandarizado y unos códigos que se ajustan al milímetro según cada situación.

A día de hoy Insarag se ha convertido en una extensa red internacional en la que participan más de 80 países y distintas organizaciones y que, en caso de necesidad, se movilizan para acudir a cualquier lugar del planeta en muy poco tiempo para establecer los puestos de mando, los primeros rescates y detectar, analizar y señalizar el campo de actuación.

Juan Andrés Coruña es agente de bomberos de San Bartolomé de Tirajana, y uno de de los participantes del curso celebrado este pasado septiembre en la localidad francesa de La Sourerraine, y que fue impartido por monitores del grupo Pompier de L’Urgence Internacionale (PUI), justo en vísperas de atender a los damnificados del huracán Inma en Haití.

Juan Andrés Coruña a lo largo de la semana de aprendizaje, vivió su propia catástrofe en jornadas que comenzaban al alba y en la que sucedían sin pausa una serie de hecatombes que escondían un sinfín de trampas que debían ser resueltas con los métodos establecidos por Insarag.

Eran búsquedas de victimas sepultadas, rescates en colegios, viviendas o incluso en subestaciones eléctricas que obligaban a tirar de operaciones caninas, del uso ultramodernas cámaras telescópicas o a recurrir a técnicas de investigación, todo ello en escenarios no aptos para claustrofóbicos. “Si tienes miedo a la oscuridad y a los lugares reducidos habría que rescatar no a una, sino a dos víctimas”, sentencia.

Y pone de ejemplo el ejercicio propuesto de extraer a una persona víctima de un derrumbe a la que se accedía a través de un estrecho tubo taponado varios metros hacia dentro por un muro de hormigón. “una vez demolido el muro y cuando ya piensas que estás a punto de dar con el sujeto, te encontrabas que habían puesto un coche en medio, también enterrado, por el que tenías que pasar por dentro. Algo más allá aparecía la víctima, a la que tienes que estabilizar y sacar por el mismo lugar por el que había entrado.

La titulación les habilita para acudir en ayuda de cualquier país del mundo
La extracción de personas bajo escombros exige una fuerte preparación

Las propuestas incluyen desarrollar la imaginación sobre la marcha para acceder a lugares los que no se dispone más material que el que se encuentra en la zona, cuando no desplazar gran descarga con lo que se tiene a mano o en ser capaces a alguien en lugares casi imposibles.

Con esta que en el caso de los 12 grancanarios fueron sufragadas de su propio bolsillo, a casi 3.000 €uros la matricula, el archipiélago dispone de un grupo de operación que evita realizar esa labor de peritaje previo y de estable cimiento de mando y prioridades “con el consiguiente ahorro de tiempo” a los equipos Insarag llegados de otros puntos del planeta para apoyar las emergencias en caso de una catástrofe en las islas provocadas por terremotos o episodios volcánicos, o por un colapso de un gran número de edificios.

Además puede impartir formación al resto de los agentes de los diferentes parques de las islas, así como acceder a la red mundial de intercambio de conocimiento sobre técnicas de salvamento entre escombros y coordinación operativa sobre el terreno.

Juan Andrés Coruña subraya que también tiene a partir de ahora la posibilidad de atender emergencias de este tipo en cualquier lugar del mundo además de contar con la información de primera mano y en tiempo real que facilita el Sistema Mundial de Alerta y Coordinación para los Desastres que alertan en caso de siniestros repentinos.
En el punto de mira del grupo, seguir formándose en la extinción de incendios en buques y en el interior de túneles.

Víctimas en el Archipiélago

El historial de derrumbes en Canarias tiene algunos episodios duros, como el de los siete fallecidos el pasado año con el colapso de un edificio de viviendas en Los Cristianos, y a los que suma entre otros, el ocurrido en febrero de 2006 en la capital grancanaria cuando cae un muro provocando el fallecimiento de un matrimonio.

Otros han estado a punto de causar una auténtica catástrofe, como el de julio de 2016 cunado 150 personas quedaron aisladas tras un derrumbe en la vía TF-145 del norte de Tenerife.

 

Artículo: Juanjo Jiménez – (Octubre 2017)

Fuente: La Provincia – (Octubre 2017)

Vive la web de tu barrio “www.barriodesanjose.com

 


Artículo difundido bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala: “Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestada a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Asamblea General de la ONU del 10.12.1948.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>