Warning: mysql_real_escape_string() [function.mysql-real-escape-string]: Can't connect to local MySQL server through socket '/tmp/mysqld.sock' (2) in /homepages/30/d286937568/htdocs/adargoma/wp-content/plugins/statpress/statpress.php on line 1191

Warning: mysql_real_escape_string() [function.mysql-real-escape-string]: A link to the server could not be established in /homepages/30/d286937568/htdocs/adargoma/wp-content/plugins/statpress/statpress.php on line 1191

Warning: mysql_real_escape_string() [function.mysql-real-escape-string]: Can't connect to local MySQL server through socket '/tmp/mysqld.sock' (2) in /homepages/30/d286937568/htdocs/adargoma/wp-content/plugins/statpress/statpress.php on line 1194

Warning: mysql_real_escape_string() [function.mysql-real-escape-string]: A link to the server could not be established in /homepages/30/d286937568/htdocs/adargoma/wp-content/plugins/statpress/statpress.php on line 1194

Warning: mysql_real_escape_string() [function.mysql-real-escape-string]: Can't connect to local MySQL server through socket '/tmp/mysqld.sock' (2) in /homepages/30/d286937568/htdocs/adargoma/wp-content/plugins/statpress/statpress.php on line 1197

Warning: mysql_real_escape_string() [function.mysql-real-escape-string]: A link to the server could not be established in /homepages/30/d286937568/htdocs/adargoma/wp-content/plugins/statpress/statpress.php on line 1197
En el recuerdo…….. “El Poema de Viana” » C.L. Adargoma

«

»

En el recuerdo…….. “El Poema de Viana”

EL POEMA DE VIANA

  

Para todos los aficionados y simpatizantes de nuestro deporte, les traemos a esta página del Adargoma, el poema más emblemático de la Lucha Canaria, recitado  por el actor canario Antonio Abdo. 

 

“Salen luego a la lucha dos mancebos

briosos, bien dispuestos y valientes,  

desnudos, mal revuelto los tamarcos,  

por bien de honestidad, a la cintura 

5        Demuestran lucios los nervosos brazos,  

derechos muslos, y vellosas piernas

untados con manteca, porque siendo

aislados y apretados con las manos

resbalasen, mostrando más sus fuerzas. 

10      Eran los dos gallardos luchadores,   

el uno Rucadén, otro Caluca.

Mídense a brazos, hacen firmes presas,

garran las uñas en la untada carne

y exprimen con los dedos manteca;

15      los nervios hinchan de los fuertes miembros;  

ármanse el uno al otro zancadillas;

danse enviones, vueltas y revueltas;

soplan casi gimiendo los anhélitos                           

o, por mejor decir, medio bramando.                     

20      Vierten los secos labios de sus bocas                     

amarga espuma de encendida cólera.                     

Afirma Rucadén el pie siniestro;

carga sobre el cuerpo de Caluca,                            

tuércele un poco; y con el diestro brazo                 

25      le arroja en tierra de una gran caída;

admira a los presentes su braveza,                         

queda mantenedor en el terrero.

Deja Caluca al vencedor ufano,

sálese de la cueva de corrido.

30      Loan a Rucadén, y antes que un punto

tome resuello el angustiado aliento

se opone a la venganza del vencido

Arico, amigo suyo y su pariente.  

Rucadén le recibe entre los brazos      

35      y con facilidad de maña y fuerzas                                

del primer envión lo arroja al suelo.

Llega Godeto a la venganza, altivo,

de Arico hermano, de pequeño cuerpo,

pero de gran valor, fuerzas y brío,

40      diestro en la lucha, señalado en todo;

cierra con Rucadén, pártense abrazos,

muestran sus fuerzas, que cualquier que venza

gana debido lauro y premio justo.

Andan furiosos y los pies afirman

45      arraigando las plantas en el suelo.

Hacen temblar la tierra si se mueven;

las carnes garran con las fuertes manos;

cubre el sudor de los abiertos poros

los mantecosos miembros, y la untura,

50      mezclada en él, con el calor desecha,

corre bañando a gotas todo el sitio.

Andan a vueltas, dánse recios golpes

en los tobillos con los pies ligeros,

haciendo mil corcovos con las zancas,         

55      abárcanse los cuerpos con los brazos;

crujen los huesos, y de un golpe juntos

miden la tierra con tan gran caída

que pareció hundirse en el profundo.

Llegó primero Rucadén al suelo,

60      aunque cayeron ambos sin ventaja.

Dice Godeto a voces que ha vencido;

alega Rucadén en favor suyo

y, estando en esta duda los jueces.”

 

Viana, Antonio de, Antigüedades de las Islas Afortunadas I. Biblioteca Básica Canaria.Islas Canarias, 1991.

.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Pedro M. Padilla Quintana

 


Artículo difundido bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala: “Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestada a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Asamblea General de la ONU del 10.12.1948.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>