Nuestro Museo

NUESTRO MUSEO

.

Parece que fue ayer un jueves 27 de mayo de 1999 inaugurásemos el Museo de nuestro Club de Luchadores Adargoma San José, ubicado, como se sabe, en el complejo polideportivo de La Presa, en el capitalino barrio de Pedro Hidalgo.

Rebobinado la historia, tal y como corresponde con esta celebración, digamos que aquel día culminamos de alguna manera uno de los muchos objetivos trazados en una nueva andadura de nuestra entidad. Y también en el mundo de la cultura canaria. Contar con un museo, en este caso el primero de todas las disciplinas deportivas con implantación en estas islas, no sólo marcó un hito de puertas adentro del Club de Luchadores Adargoma San José sino que, a su vez, abrió un camino exterior para animar la posibilidad de realización de nuevos proyectos.

Dicho esto, es obvio que si este museo existe se debe, principalmente, a sus 88 años de historia. Y, dentro de ella, gracias a los esfuerzos desplegados por decenas de generaciones de luchadores, directivos y aficionados. Unos porque dentro de los terreros escribieron paginas gloriosas para nuestro primer deporte regional y otros, a su vez, porque tuvieron una especial sensibilidad para conservar lo mejor de su patrimonio.

Recorrer este Museo del Adargoma supone, pues, meterse de lleno en la parte más importante en el ir y venir luchístico de Las Palmas de Gran Canaria desde la década de los años veinte del siglo pasado a esta parte. De hecho, el visitante puede admirar allí desde la impresionante colección de trofeos del club – con la copa más antigua de la Lucha Canaria en sus vitrinas- hasta las diferentes ropas de brega-incluida la de mano metida-usadas por miles los atletas de nuestra institución en sus ya 88 años de historia.

Pero no sólo es eso. En nuestro Museo, el visitante encontrará objetos de gran interés como pueden ser, entre otros, una colección de fotografías de los luchadores más carismáticos del Adargoma San José, otra de los programas de muchos de los encuentros celebrados por nuestro club en Canarias y Sahara, amén de pinturas y esculturas de diferentes creadores. Un dibujo de Alberto Manrique y dos cuadros, uno de Mercedes Mariño y otro de Fernando Julio, son en este sentido unas buenas referencias, entre muchas, del binomio cultura-deporte con el que se concibió este museo.

En resumidas cuentas,  lo hacemos con las miras puestas en trabajar, aún más si cabe, para enriquecer su ya de por si importante patrimonio. Un legado éste que enorgullece a nuestro club, como también a todas aquellas personas inmersas en el maravilloso mundo de la Lucha Canaria.

 

José Rivero Gómez
Fundador del Museo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>